Alex Saab y Álvaro Pulido expanden sus negocios con el gas venezolano

Un conflicto latente entre Venezuela y países vecinos, y un distanciamiento entre Exxonmobil y Rosneft, antes socios, tiene como telón de fondo a los empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido (antes Germán Rubio)

El gigante petrolero controlado por el estado de Rusia, Rosneft PJSC, está extrayendo concesiones de la Venezuela en crisis para ingresar al mercado de gas natural en alta mar a bajo precio, un dolor de cabeza potencial para Estados Unidos y Europa, ante la participación de los empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido (antes Germán Rubio), incluidos el 25 de julio pasado en la lista OFAC junto a sus respectivas familias.

Un acuerdo firmado por Rusia y Venezuela a principios de Julio otorgará exenciones de impuestos a Rosneft para producir y exportar gas desde los campos de Patao y Mejillones en la costa este de Venezuela, en las costas del estado Delta Amacuro, en una zona marítima en disputa limítrofe con Surinam y Guyana, lo cual pudiera avivar las tensiones diplomáticas y bélicas en esa zona.

El documento, que también incluye un «precio justo de mercado» en caso de expropiación, realiza cambios en un acuerdo bilateral alcanzado en 2009, según una presentación del gobierno ruso.

El  cuestionado acuerdo subraya cómo Rusia se está apoyando y ganando beneficios del gobierno de Nicolás Maduro en un momento en que Estados Unidos está sancionando a Maduro y China ha cortado su apoyo, derivado de la deuda venezolana y los acuerdos con Trump.

El gas venezolano podría ofrecer a Rusia nuevos puntos de entrada a los mercados energéticos de Asia y Europa.

«China está retrocediendo en términos de su exposición financiera», dijo Andrew Stanley, miembro asociado del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en una entrevista telefónica. «Mientras que los rusos, en los últimos años, han ido en la dirección opuesta, se han duplicado y han visto esto como un plan oportunista».

Desde 2014, Rosneft le ha prestado alrededor de $ 6.5 mil millones a Venezuela a cambio de petróleo, según datos expuestos por Bloomberg. Petróleos de Venezuela SA, o PDVSA, ha estado pagando los préstamos entregando petróleo a Rosneft y tenía una deuda pendiente de alrededor de $ 1.8 mil millones en el primer trimestre, según una presentación de la compañía.

Como resultado de los cambios firmados por el presidente ruso Vladimir Putin, Rosneft y otros participantes del negocio, como Saab y Pulido, estarán exentos del impuesto al valor agregado y de importación para desarrollar los dos campos de gas, que están cerca de donde la empresa estadounidense Exxon Mobil Corp se apresura a extraer petróleo en la vecina Guyana. El acuerdo fue presentado en línea por el sitio web ruso de información legal, que publica órdenes del presidente Vladimir Putin y aplica tratados internacionales.

El acuerdo se produce cuando altos funcionarios estadounidenses, incluido el asesor de seguridad nacional John Bolton, han acusado repetidamente a Rusia, así como a Cuba, de apuntalar el gobierno de Maduro y el Departamento del Tesoro ha sancionado a Saab y Pulido (Rubio).

Rosneft también está considerando ingresar a otro bloque de gas natural, conocido como Deltana 5, que está mucho más cerca de una frontera que ha sido muy disputada, según informantes familiarizados con el plan. Maduro ha prometido bloquear a Exxon para que no explore en el área disputada.

Trinidad y Tobago

Se estima que los campos contienen 6.4 billones de pies cúbicos de gas natural, el doble de las reservas probadas de gas en toda la vecina Colombia, un mercado que Alex Saab y Álvaro Pulido esperan proveer. Los campos están a menos de 100 kilómetros (62 millas) de Trinidad y Tobago, donde la disminución de la producción nacional ha dejado a las instalaciones de exportación con capacidad de reserva que podría llenarse con la producción de Venezuela.

Rosneft tendría dos opciones para exportar el gas. Podría construir una planta de gas natural licuado en Venezuela, o podría canalizar el gas a Trinidad, donde hay trenes de GNL con capacidad libre.

Los cambios muestran que el gobierno venezolano es pragmático, al darse cuenta de que los campos petroleros deben negociarse en condiciones favorables para ser competitivos, según Antero Alvarado, de la consultora Gas Energy Latin America. Hay dudas sobre cómo Rosneft monetizará el gas. Saab y Pulido se han llenado de millones de rublos en efectivo y criptomonedas indetectables.

Venezuela no tiene instalaciones de GNL y Rusia no tiene fuertes lazos comerciales con la cercana Trinidad, el lugar obvio para venderlo inicialmente. El acuerdo sugiere que Rusia podría presionar para tener una mayor presencia en Trinidad en el futuro.

Participación Profunda

«La mayor participación de Rusia con el productor regional de energía Trinidad es motivo de preocupación», dijo Caracas Capital Markets, una correduría, en una nota a los clientes. «Los rusos ya dominan la producción de gas en Asia y Europa y están desarrollando una capacidad masiva en Siberia y el Ártico».

Rusia tiene una historia de apuntalar aliados políticamente alineados como Maduro para desafiar la influencia de Estados Unidos en los asuntos exteriores. Rosneft ha estado adquiriendo los activos de PDVSA desde 2011 cuando compró la participación de la compañía petrolera de Venezuela, la refinería Ruhr Oel GmbH en Alemania. Pasó a participar en tres proyectos de petróleo pesado en la cuenca del Orinoco, así como en dos empresas conjuntas en la región del lago de Maracaibo.

Resistencia

No todas las empresas rusas en la industria petrolera de Venezuela han resistido como Rosneft. Lukoil vendió su participación en un proyecto de petróleo pesado venezolano a Rosneft en 2014. A principios de este año, Gazprombank vendió su participación restante en la empresa conjunta Petrozamora en el oeste de Venezuela a un comprador no revelado, aunque rumores mencionaron el apellido Chávez.

Aún así, los estrechos vínculos que Rosneft ha establecido con Maduro le dan un incentivo para mantener el rumbo.

«Inicialmente fueron los chinos quienes otorgaron todos los préstamos a los venezolanos, y luego los rusos se hicieron cargo y se asociaron  a algunos de los grandes proyectos petroleros en Venezuela, y hay algo que los rusos deben proteger y cuidar», dijo Ruaraidh Montgomery, director de la firma de investigación energética con sede en Houston, Welligence Energy Analytics.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =