George Lichtveld: ¿Otra vez en el ruedo del lavado de dinero de PDVSA?

Por George Lichtveld – De repente, de la nada, el Ministro venezolano de Asuntos Petroleros y también el CEO de PDVSA, el ex general Manuel Quevedo, aparece en el escenario de Curazao para presionar por la extensión del arrendamiento de nuestra refinería después de 2019.

Sentados junto a algunos chavistas traidores y colaboradores de nuestro mundo sindical local, este exponente del régimen narco-dictatorial de Maduro ha intentado una vez más tranquilizar a nuestros trabajadores de Isla asegurándoles que sus salarios seguirán pagándose hasta fines de 2019.

Una estrategia práctica para presionar a nuestro gobierno para que extienda el contrato de arrendamiento de la refinería con PDVSA después de 2019. Quevedo está en la lista de sanciones de los EE. UU., ya que desde su anterior cargo de jefe del Comando Regional No. 5 de la Guardia Nacional fue responsable de reprimir las acciones y manifestaciones de protesta contra el régimen de Maduro, donde al final 43 personas murieron, 486 resultaron heridas y 1854 fueron arrestadas .

También estaba a cargo de la empresa estatal cuando PDVSA fue sancionada a nivel internacional y, como director ejecutivo, fue la causa principal del declive de esta sociedad. No tengo claro por qué seguimos recibiendo este tipo de sujetos con muestras de respeto y carcajadas en Fort Amsterdam. ¿Qué cosas buenas se pueden esperar de un hombre así?

¿Quién quiere escuchar a alguien que es en parte responsable del declive de su país, la opresión de su gente y la pérdida de la petrolera que una vez tuvo éxito? Ya por razones éticas y morales, debemos mantenernos alejados de tales personas.

Pero también hay otras razones muy válidas para asegurar que Curazao se debe deshacer de PDVSA lo más rápido posible. No solo porque esta compañía petrolera no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir bajo el régimen de Maduro, sino también porque Curazao no debería prestarse para ayudar a mantener una de las máquinas de lavado de dinero internacionales más grandes.

El enfoque principal de PDVSA ya no se ha centrado en la industria petrolera, sino en mantener en funcionamiento un mecanismo de lavado de dinero para los cárteles de la droga venezolanos. Para su información: En el año 2015, la prensa venezolana anunció que se estaban realizando investigaciones en 13 países sobre PDVSA y las cuentas bancarias de la filial estadounidense Citgo, incluidos bancos en Curazao, Cuba, Colombia, España, Rusia y República Dominicana. .

La investigación se centró en el desvío de miles de millones de dólares a través de construcciones sombrías de compañías vacías y cuentas extranjeras de PDVSA. De esta manera, el dinero de las drogas se lavaría y se podría obtener una ganancia en el mercado negro cambiario.

La Red Estadounidense de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) señaló a un banco en Andorra que actuó como un banco de lavado de dinero para delincuentes venezolanos, chinos y rusos. No menos de 4 mil millones de dólares de Venezuela se habrían lavado a través de ese banco, la mitad de los cuales provendría de PDVSA (fuente: Antilliaans Dagblad, 21 de diciembre de 2015). La investigación estadounidense llevó al arresto de dos líderes, uno de los cuales fue Roberto Rincón, quien también tenía vínculos con Aruba y también tenía una casa allí. Se mencionó una cantidad de más de mil millones de dólares en sobornos y otras formas de corrupción.

No es la primera vez que Curazao es ‘honrada’ con la visita de un hombre importante de PDVSA. En octubre de 2017, el entonces presidente de la compañía petrolera venezolana, el señor Nelson Martínez, también visitó Curazao durante una reunión con nuestro primer ministro y representantes de RDK y el MDPT. Según los medios de comunicación, esa conversación también fue sobre el interés que mostró PDVSA por continuar rentando la refinería después de 2019.

En diciembre de 2017, es decir, dos meses después, 67 ejecutivos y gerentes de PDVSA fueron enviados a la cárcel en Venezuela por presuntos delitos que iban desde falsificar cifras de producción hasta malversar dinero y socavar la soberanía del país. Martínez también fue encarcelado. Fue la mayor «limpieza» que el régimen de narco de Maduro había emprendido en PDVSA para obtener el poder total sobre la compañía petrolera. El ex general Quevedo fue entonces nombrado nuevo director general.

La limpieza y la colocación de soldados totalmente inadecuados en puestos directivos hicieron que miles de trabajadores huyeran de la empresa, hasta enero de 2018, más de 25,000 empleados habrían dejado PDVSA. Un trabajador dijo a Reuters que se colocó un cartel en la oficina de una compañía petrolera en el estado de Zulia que decía:

«No aceptamos cartas de renuncia».

El éxodo, sin embargo, continuó sin cesar, según el líder sindical Ivan Freites. Entre los que se fueron muchos ingenieros, gerentes y abogados, profesionales de educación superior que fueron difíciles de reemplazar (fuente: AD 21 de abril de 2018). Debido al drenaje de la alta dirección, la compañía petrolera también se había vuelto casi inmanejable. Pero eso será una preocupación para los caballeros, después de todo, no se trata de la industria petrolera sino del mantenimiento de una infraestructura de lavado de dinero. Más y más empleados se están yendo, ya que la magnitud de los problemas financieros y la caída de los resultados comerciales se han hecho conocidos.

Quevedo solo ha exacerbado la situación, según las más de 20 fuentes de las que habló Reuters, habría despedido a muchos empleados leales cuando asumió el cargo e instó al resto del personal a señalar a quellos colegas que no son partidarios de Maduro. También le habría dado a los soldados posiciones principales dentro de la organización y, por lo tanto, también creó una atmósfera de cuartel. (fuente: AD 21 de abril de 2018).

Está claro que no es la idea designar a Quevedo para dirigir una compañía petrolera, el objetivo es asegurar a los carteles de la droga un mecanismo de lavado de dinero. Pretender que PDVSA se dedica a la extracción y el procesamiento de crudo sirve únicamente para la decoración de ventanas.

Que Quevedo está profundamente involucrado en el narcotráfico se evidencia en la disputa que tuvo con el vicepresidente El Aissami en febrero de 2018 cuando este último quiso nombrar un vicepresidente en el departamento de PDVSA que supervisa las empresas conjuntas con empresas extranjeras. Quevedo retiró al hombre de su oficina y lo arrestaron porque es amigo de Diosdado Cabello, el capo di tutti capi del Cartel de los Soles. El Aissami tiene su propio cartel que, en cierta medida, compite con el Cartel de los Soles.

PDVSA es una importante salida financiera de la mafia de las drogas y la refinería en Curazao solo se usa para mantener la apariencia de una refinería de petróleo normal. PDVSA aún desea pagar por esa apariencia, los costos mensuales de personal aparentemente representan solo una fracción de la cantidad que se convierte en dinero de la droga.

El interés de Quevedo no tiene nada que ver ni con el bienestar de Venezuela ni con nuestra refinería o nuestra población. Es solo una cuestión de extender el mayor tiempo posible para poder continuar cosechando los beneficios del narcotráfico y la extracción de oro y el contrabando durante el mayor tiempo posible.

Quevedo realmente no tiene mayor respeto por nuestros trabajadores que por sus propios empleados a los que siempre ha tratado con tanto desprecio, que no se preocupa por nuestro destino, solo somos abusados ​​con el propósito criminal de él y sus compañeros. Todo esto en tan humillado por nuestro país, tan terriblemente disminuyendo e insultando ahora que aparentemente somos vistos como una pequeña isla estúpida cuyos conductores y personas son tan fácilmente manipulables.

Sabiamente, la primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, se ha comprometido a romper las negociaciones con la hija de PDVSA, Citgo. Aruba nos muestra los cojones que nos faltan. Nuestro gobierno puede aprender de esa firmeza y vigor. En cambio, continuamos involucrándonos en una Pre-trayectoria iniciada por PDVSA, que además cuenta con el apoyo de una serie de especuladores locales que, como colaboradores del régimen de Maduro, no tienen problemas para poner a los trabajadores de Isla en el camino equivocado.

Ya sea que el chisme que está corriendo sobre personas como Errol Cova y Angelo Meyer por su cabildeo sea verdadero o no, su compromiso que sigue con el régimen nacarado de Maduro está empezando a caracterizarse. Demuestran la traición de estar cooperando deliberadamente para entregar nuestra isla a una de las máquinas de lavado de dinero más grandes del mundo y, por lo tanto, contribuir fuertemente a la criminalización de nuestro estado.

No hace falta decir que esto podría significar el fin de nuestro estado constitucional.

George Lichtveld,
Curaçao

Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de expresa.me. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *