En USA sospecharían de relaciones corruptas de ejecutivos aeronáuticos venezolanos

En mayo pasado se presentaron en las oficinas de la aerolínea venezolana Avior en Miami-Dade oficiales de policía con una orden de detención contra el ejecutivo Marcelo Henríquez.

Henríquez se había destacado en la nueva administración de la aerolínea que encabezan sus propietarios Jorge Añez y el presidente, Dr. Juan Bracamonte.

La noticia impactó el mundo aeronáutico venezolano, pues aunque se trató de un caso aislado se piensa que, en los Estados Unidos se realizan investigaciones sobre empresas aeronáuticas vinculadas al gobierno venezolano, que tienen entre sus accionistas a personas sospechosas de lavado de dinero.

Entre las personas sospechosas resalta el nombre de Gustavo Morales y la empresa Turpial Airlines.

Se asegura que Gustavo Morales, también conocido como The Aviation Partner estaría en la mira de autoridades internacionales por su estrecha relación con la aerolinea Turpiales Airlines.

Fundada en 2014, Turpial Airlines, es una de las contadas aerolíneas que en medio de la crisis económica que atraviesa Venezuela, ha incrementado sus finanzas como para instalarse también en Panamá. De acuerdo con una investigación de Armando.info, esto se debería principalmente a que los dueños de esta línea aérea, son supuestamente dos poderosos militares venezolanos: Pedro del Valle Cestari Navarro y Noel Santiago López Capriata, ambos íntimos del mayor general Giussepe Yoffreda Yorio, ex presidente de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex).

La información provista detalla que Turpial se fundó en suelo venezolano con USD 794 mil, aportados por Cestari Navarro y su hijo, Pedro José Cestari, mientras que la filial en Panamá arrancó con USD 10 mil con la ayuda de López Capriata. Pese a la crisis, la baja de pasajeros por los terminales aéreos y el mal servicio que ha sido reportado por los viajeros, esta aerolínea se ha mantenido en auge y hasta no hace mucho contaba con tres naves Boeing 747-400 que trasladarían en cada viaje a 158 pasajeros.

Según Armando.info, la amistad entre Yoffreda y Cestari habría nacido en los años 80, cuando ambos estudiaban en la academia de la Aviación. El Mayor General avanzó en las filas chavistas y desde 2005, arrastró a su amigo a las cúpulas de poder, paseando por diversos entes de aeronáutica, lo que habría facilitado que Turpial recibiera sus permisos en unos pocos meses, mientras que regularmente son años de espera.

En agradecimiento, Cestari se habría convertido en uno de los socios de Yoffreda, quien ha sido acusado por la Asamblea Nacional de Venezuela por la crisis alimentaria. Por otra parte, López Capriata también habría forjado lazos con el ex presidente de Corpovex, quien le permitió trabajar en altos cargos de poder mientras fungió como ministro de Transporte Acuático y Aéreo.

En las redes circularon imágenes de la detención del ejecutivo de la aerolínea Avior Marcelo Henríquez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *