Miguel Silva Pérez, otro neo-magnate que busca vencer las sanciones estadounidenses al gobierno de Maduro

El neo-magnate petrolero venezolano Miguel Silva Pérez ha logrado sortear las sanciones del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, al no haber sido incluido hasta la fecha en la lista de sancionados de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) y de otros órganos del gobierno federal estadounidense, contra personas que negocian con el gobierno de Nicolás Maduro.

Silva Pérez es descrito en algunas referencias como testaferro de personas vinculadas al gobierno de Maduro y como amigo y relacionado del propio Maduro.

Una empresa de Silva, sin refinerías, mejoradores, ni tanqueros petroleros, busca situarse a la par de otros gigantes del sector, con los que compite, careciendo de infraestructura y equipamiento comprobado.

Según sospechas, la empresa presidida por Miguel Silva, una firma de papel, es usada para intercambiar petróleo por combustible y además recaudar dinero en efectivo en divisas distintas al dólar, en Grecia, Turquía, Medio Oriente y Asia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *