Asamblea Nacional investiga por lavado de dinero a empresa que administra terminales bancarios en Venezuela

Maibort Petit
Venezuela al Día

El Poder Legislativo venezolano solicito la colaboración de la Fiscalía y eDepartamento del Tesoro de los Estados Unidos para llevar a cabo las averiguaciones en razón de los obstáculos que desde el gobierno se interponen para evitar el esclarecimiento de los hechos.

La Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional inició una investigación acerca de los supuestos manejos irregulares y operaciones de lavado de dinero de la empresa Bancasa AG y su representante legal, David Manuel Pita Bracho, quienes poseen el contrato de asesoría de los bancos oficialistas —Banco de Venezuela y Banco Bicentenario— para el manejo y administración de los puntos de venta de dichas entidades. Las averiguaciones preliminares llevaron a estimar al Poder Legislativo que el Zaman Bank, un banco de la república de Kazajistán, figuraría como la entidad a través de la cual se llevarían a cabo las operaciones irregulares para legitimar los capitales provenientes de las actividades delictivas.

Por otra parte, en razón de los obstáculos que las instituciones del estado interponen para llevar a cabo con efectividad las averiguaciones, el ente parlamentario solicitó la colaboración de la Fiscalía y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, a objeto de que establezcan la naturaleza de las operaciones de los señalados y procedan a tomar las medidas necesarias para impedir la continuidad de los malos manejos, tales como el bloqueo y congelación de cuentas, valores y bienes muebles e inmuebles de los implicados y, en caso de que fuera necesario, proceder al enjuiciamiento y castigo de los responsables.

De acuerdo a nuestras fuentes de información, Bancasa AG no es más que una empresa de maletín, cuyo representante, David Pita, ha incumplido con la cancelación de las comisiones a los funcionarios del Banco de Venezuela y el Banco Bicentenario que facilitaron la negociación irregular, para las cual, el Zaman Bank sería la entidad a través de las cual se llevarían a cabo dichos pagos. Sobre esta entidad, pudimos conocer que ha sido denunciada en 27 ocasiones ante el Banco Central de Kazajistán por llevar a cabo operaciones fuera de la cámara de compensación.

Las solicitudes de la AN

El 17 de julio de 2019, los diputados Conrado Pérez, Richar Arteaga, Adolfo Superlano, Chain Bucarán y José Brito, presidente y miembros, respectivamente, de la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional, emitieron una comunicación con carácter “urgente” dirigida al Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, para informarle que esa entidad del Poder Legislativo venezolano se encuentra realizando una investigación administrativa relacionada con el lavado de dinero y legitimación de capitales resultantes de los hechos de corrupción cometidos por empresarios, exfuncionarios —en la actualidad prófugos de la justicia— y terceras personas, en contra del patrimonio público de Venezuela.

Refirieron los parlamentarios que en dichos hechos irregulares estarían involucradas directamente la institución financiera internacional Zaman Bank JSC, ubicada en el Mashkhur Zhusup St 111, Ekibastuz 14000, Kazakhstan y el ciudadano David Manuel Pita Bracho, titular de la Cédula de Identidad número V-18.433.277, quien se presenta a sí mismo como representante o “managing” —gerente— de la empresa Bancasa AG, registrada bajo el número CHE-228.803.389 y domiciliada en Schanzeneggstrasse 1, Zurich 8002, Suiza.

En razón de que funcionarios y personas relacionadas con el gobierno estarían involucradas en los hechos investigados, desde el Poder Ejecutivo se coartan las gestiones de la comisión parlamentaria al mantener secuestradas las instituciones del estado, los diputados pidieron al fiscal estadounidense su cooperación y buenos oficios para trabajar mancomunadamente en la erradicación del flagelo de la corrupción que atenta contra la estabilidad de las naciones y poder enjuiciar y castigar a las personas que han participado como autores, cooperadores y cómplices de estos delitos.

En concreto, los diputados de la Comisión de Contraloría de la AN solicitaron al fiscal Sessions, que lleve a cabo una investigación exhaustiva de las personas naturales y jurídicas señaladas, a objeto de determinar su responsabilidad en los hechos señalados. Asimismo, pidieron tomar medidas como el requerimiento de los movimientos bancarios y otras transacciones financieras realizadas por David Manuel Pita Bracho y el Zaman Bank JSC, así como también el bloqueo y congelación del dinero, valores, bienes muebles e inmuebles que pudieran estar a nombre de estas personas y relacionadas con los hechos investigados.

En la misma fecha, se remitió una comunicación similar al Fiscal General Adjunto de la División Criminal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Brian A. Benczkonwski, como puede constatarse a continuación:

También al Fiscal del Distrito Sur de la Florida de los Estados Unidos, Benjamin Grenberg:

El mismo pedimento se le formuló al Secretario General del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Steve Mnuchin.

Sobre el Zaman Bank

Según su página web, el Zaman Bank fue fundado en Almati el 6 de junio de 1991 como una entidad de carácter privado. Se trata de un banco islámico con 27 años de experiencia que forma parte de las cinco entidades bancarias más antiguas de Kazajistán, la última de las repúblicas soviéticas en declarar su independencia durante la disolución de la Unión Soviética en el citado años de 1991.

En septiembre de 1996, el banco se convirtió en una sociedad anónima y pasó a llamarse Corporación Pública “Zaman-Bank” y para 1998 se produjo un cambio de accionistas y estos decidieron reubicarlo en la localidad de Ekibastuz en la región de Pavlodar. En 2003, se abrió una sucursal en Almaty y el 27 de agosto de 2004 se reorganizó en la sociedad anónima “Zaman-Bank”.

En 2013, inició un procedimiento para la conversión de JSC “Zaman-Bank” del banco convencional al islámico. A finales de ese año la Corporación Islámica para el Desarrollo del Sector Privado (DCI), una organización multilateral y miembro del Grupo del Banco Islámico de Desarrollo (BID) se convirtió en una de sus principales accionistas.

El 13 de julio de 2016, el banco recibió un permiso del Banco Nacional de la República de Kazajstán para la reorganización voluntaria y conversión en banco Islámico.

También es socio de “Shariyah Review Bureau”, una firma internacional de servicios de consultoría sobre los estándares y principios de la Sharia (ley islámica). El Zaman-Bank JSC es el único banco en Kazajstán dedicado al trabajo con PYMES e individuos.

El 17 de agosto de 2017, “Zaman-Bank” JSC recibió una licencia para realizar operaciones bancarias y otras operaciones del banco islámico, y pasó a llamarse Islamic Bank Zaman-Bank JSC.

El portal islamic Corporation for the Development of Private Sector informa que el Zaman Bank tiene un capital de USD 60 millones con una base total de activos de USD 120 millones y agrega que el “banco ha podido mostrar años de buen historial de rentabilidad, incluso durante la crisis financiera mundial”.

Lea el reportaje completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *