Sanciones de los Estados Unidos a Venezuela tocan también negocio de oro venezolano en Turquía

Por Aykan Erdemir en Fundación para la Defensa de las Democracia (FDD) | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso el jueves sanciones contra una compañía con sede en Turquía involucrada en una red mundial de corrupción y lavado de dinero dirigida por el hombre fuerte venezolano Nicolás Maduro.

El presidente islamista de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien facilitó los esquemas de evasión de sanciones a Irán en el momento culminante de los esfuerzos estadounidenses para frustrar las ambiciones nucleares de Teherán entre 2012 y 2014, se ha convertido desde 2017 en un partidario clave del régimen de Maduro, poniendo aceleradamente a Ankara en un curso de choque con Washington en otro frente .

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro designó a Mulberry Proje Yatirim, con sede en Estambul, por facilitar los pagos realizados como parte de una “red de corrupción para la venta de oro [venezolano] en Turquía”. El propietario de Mulberry es un asociado del colombiano Alex Nain Saab Moran, que ha lavado cientos de millones de dólares para Maduro desde 2009 mediante la explotación del programa de subsidios de alimentos de Venezuela, los Comités Locales de Suministro y Producción, o CLAP. El Departamento del Tesoro también acusó a Mulberry de comprar alimentos en Turquía en nombre de clientes venezolanos y de aumentar los precios antes de venderlos a Venezuela. El departamento condenó a Saab y sus asociados por “beneficiarse de la hambruna”.

La designación de una empresa turca como parte de las sanciones relacionadas con Venezuela no debería ser una sorpresa. Mientras hablaba en un panel de la Fundación para la Defensa de las Democracias el día antes de que se anunciaran las sanciones, el Representante Especial del Departamento de Estado para Venezuela, Elliott Abrams, dijo: “Venezuela tiene que ir a lugares dispuestos a comerciar con oro ilegalmente, eso es Turquía e Irán”.

En enero, Marshall Billingslea, subsecretario del Tesoro para el financiamiento del terrorismo, advirtió : “Estamos observando la naturaleza de la actividad comercial turco-venezolana, y si evaluamos una violación de nuestras sanciones, obviamente tomaremos medidas”. después de una visita a Turquía de Tareck El-Aissami, ministro de industrias y producción nacional de Venezuela, conocido por sus vínculos con Irán y Hezbolá . El Tesoro sancionó a El-Aissami en 2017 “por desempeñar un papel importante en el tráfico internacional de narcóticos”.

Mulberry es solo la punta del iceberg de la red ilícita del régimen de Maduro en Turquía. Desde 2017, con el apoyo de Erdogan , los asociados del gobierno venezolano han establecido numerosas compañías de fachada y de maletín en Turquía. Sardes, una compañía con sede en Estambul con solo USD 1 millón en capital, importó USD 900 millones en oro venezolano en 2018. La compañía minera de oro del gobierno venezolano, Minerven , estableció una empresa conjunta de oro llamada Mibiturven con la oscura compañía turca Marilyns Proje Yatirim, que comparte una dirección con Mulberry. De manera similar, Grupo Iveex Insaat, una pequeña empresa turca vinculada a Maduro que tiene un capital de solo USD 1.775 y no tiene refinerías, fue responsable del ocho por ciento de las exportaciones de petróleo de Venezuela en abril de 2019.

Bajo el gobierno de Erdogan, Turquía se ha convertido en una jurisdicción permisiva para la financiación ilícita y la evasión de sanciones. La solidaridad del presidente turco con países sancionados como Venezuela e Irán es parte de su pivote general hacia regímenes autoritarios y cleptocráticos y su desafío al orden internacional liberal liderado por Estados Unidos. A menos que Washington persiga los elementos restantes de la red del régimen de Maduro en Turquía, Erdogan verá esta inacción como una licencia para nuevas transgresiones que involucran no solo a Venezuela sino también a otros regímenes criminales y deshonestos.


Aykan Erdemir es un ex miembro del parlamento turco y miembro principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias, (FDD) donde también contribuye al Centro de Poder Económico y Financiero de FDD.  FDD es un instituto de investigación no partidista con sede en Washington, DC que se centra en la seguridad nacional y la política exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *