El caso CLAP de sobreprecios impacta hasta al medio artístico venezolano

No son pocos los venezolanos que exigen que todos los que se enriquecieron con el hambre en Venezuela, vendiendo alimentos con sobreprecio para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, sean investigado sin excepción por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, permitiéndoles ejercer su respectivas defensas, sin preferencia alguna y de corresponder, se les incluya en la lista de sancionados de la Oficina de Control de Activos Extranjeros.

En este caso diferentes medios han señalado la vinculación de distintos empresarios e incluso de figuras del medio artístico venezolano, como las gemelas Karina y Alexandra Braun, quienes según una reseña del site El Informador Web, figuran en los registros de empresas de la familia Ceballos, un consorcio de empresarios con firmas registradas en los Estados Unidos, señalados de haber sido autorizados para la importación de alimentos a Venezuela, que se presume fueron vendidos al Estado con sobreprecio.

También se cree que las mismas empresas pudieron haber manejado dineros opacos, producto de otros negocios no transparentes con el gobierno de Nicolás Maduro.

El consorcio Ceballos, al cual vinculan a las gemelas Braun, tiene la peculiaridad de haber sido acusado también de «saquear» los ejidos municipales en Barcelona, una ciudad nororiental de Venezuela, en el que debía desarrollarse un complejo turístico recreacional denominado Complejo Barcelona Caribe. Al consorcio Ceballos también se le relaciona con negocios en detrimento de los dineros de las compañías estatales Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Corporación Venezolana de Guayana (CVG). En este último caso hace algunos años se les llegó a mencionar por el extravío de 500 millones que la CVG había movido al GazpromBank en Líbano, fondos que tras varias denuncias, reaparecieron.

Nelson Ceballos, uno de los miembros de la familia, falleció el 18 de febrero de 2008 en un accidente aéreo, que se cree pudo haber sido provocado, en una posible venganza por rivalidades surgidas por sus negocios en la zona de Guayana en Venezuela.

Según distintas referencias, la familia Ceballos posee diversos inmuebles y parcelas, valuados en varios millones de dólares, en Las Villas, un barrio de clase alta de Lechería, ciudad ubicada en la zona oriental de Venezuela. Se asegura que allí «se adueñaron» de gran parte del complejo residencial.

Volviendo al tema de las ventas de alimentos con sobreprecio para los CLAP, muchas opiniones coinciden en que no solo los empresarios colombianos Alvaro Pulido (antes llamado Germán Rubio) y Alex Saab, son quienes deben rendir cuentas, sino también todos los que de alguna forma se beneficiaron con el hambre de los venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *