El imperio del venezolano Héctor Dager Gaspard levantado con coimas de Odebrecht

El abogado venezolano, Héctor Dager Gaspard, cual “encantador de serpientes”, recibió decenas de millones de dólares por concepto de comisiones y gestiones a favor de la empresa constructora brasileña Odebrecht, para el desarrollo de grandes obras llevadas a cabo en los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela.

Nicolás Maduro inspecciona obras de Línea 5 del Metro de Caracas a cargo de Odebrecht

Casi 50 millones de dólares fueron a parar a Suiza, aunque algunos suponen que parte de esa fortuna ha sido invertida en USA y Panamá. En este último país el abogado manejaría un entramado de sociedades anónimas, cuentas bancarias y multitud de inversiones.

Una segunda fase de algo que parecería un plan elaborado, con el que Dager ha sorteado a la justicia, habría consistido en la reconciliación de su familia, luego de múltiples pleitos legales, para incluir a su hermano Luis Dager Gaspard y a sus primos José y Chamel Gaspard Morell, en algunos de sus negocios. Luis Dager Gaspard habría sido mano derecha de Carlos Bernardez, un otrora famoso banquero venezolano. Luis Dager también sería abogado y jesuita, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y del Colegio San Ignacio de Loyola de Caracas. En su historial figuraría el haber “engatusado” en algunos fallidos negocios a galenos del caraqueño Centro Médico Docente La Trinidad. El hermano de Héctor Dager también asesoraría a empresas inmobiliarias e inversionistas en Panamá.

Otros Gaspard, José y Chamel, primos de Héctor y Luis, fueron señalados hace algunos años de incumplir deudas con bancos en Venezuela y por haber operado en nombre de la empresa norteamericana Home Depot, sin estar facultados para hacerlo. José y Chamel fueron contratistas del gobierno chavista y uno de ellos fue acusado de haber abusado sexualmente de una prima, quien a la vez era su esposa.

Hoy se promocionarían en Panamá como millonarios y altruistas, mientras sobre la ilustre familia reposa la sospecha de haber sido parte de un tinglado para ocultar coimas de Odebrecht.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *