ALnavío: Petróleos de Venezuela se desmorona y las repercusiones son globales

Zenaida Amador
ALnavío

El colapso de su industria petrolera sobrepasa las fronteras de Venezuela y mientras algunos países tratan de ganar los espacios que ha perdido PDVSA, otros padecen con fuerza los coletazos de la crisis venezolana.

En 1999 la producción petrolera de Venezuela era de 3,5 millones de barriles diarios, en la actualidad ronda los 800.000 barriles. El desmantelamiento de Petróleos de Venezuela, PDVSA, tras dos décadas de desmanes en favor del proyecto político que Nicolás Maduro intenta seguir imponiendo, ha tenido un costo altísimo para la economía venezolana, que suma seis años de recesión, y ha colocado a la nación en una crisis humanitaria. Pero el colapso de PDVSA -la principal industria del país- va más allá.

Sin mencionar los reacomodos a los que obliga a las petroleras transnacionales que hacen negocios en territorio venezolano, ni los pactos que negocia con algunos aliados estratégicos para evadir las sanciones internacionales impuestas por Washington, ni los cambios que ha estimulado en el mercado petrolero mundial, la debacle de PDVSA golpea de forma particular a algunas naciones mientras favorece a otras que han buscado sus oportunidades en medio de la coyuntura.

A continuación, algunos de estos casos.

Haití:

Arrasado por la pobreza y sus propios conflictos, el país resiente la falta de electricidad. Es uno más de los males originados por el racionamiento de combustible debido a los menores suministros petroleros. Venezuela llegó a suministrar 14.000 barriles diarios de hidrocarburos con facilidades, que incluían el pago de 40% de la factura a 25 años con 1% de interés, pero el flujo se vino a pique en la medida en que la producción petrolera venezolana colapsó.

Además, la forma como las autoridades haitianas manejaron los acuerdos energéticos en el marco de Petrocaribe, aprovechando la laxitud de estos y la opacidad que ha acompañado las operaciones desde su fundación en 2005, se tradujeron en la malversación de cerca de 2.000 millones de dólares, fuertes protestas populares e inestabilidad política.

Nicaragua:

Los recursos que Nicaragua obtuvo del acuerdo de cooperación suscrito con Venezuela experimentaron una contracción de 73% entre 2017 y 2018. Sin la ayuda venezolana y en medio de una crisis política y social compleja se espera que el PIB caiga 5% en 2019, en lo que sería su segundo año continuo de contracción económica.

Lea la nota completa aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *