Madre de ex-policía venezolano Óscar Pérez al borde de la indigencia en los Estados Unidos

Aminta Pérez, madre del inspector asesinado Óscar Pérez, piloto y exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela quien se rebeló contra el gobierno de Nicolás Maduro, vive un infierno desde su exilio, luego de que el gobierno de Maduro le quitara sus propiedades e iniciara una persecución contra ella y su familia.

Según un trabajo de Sabrina Martín de PanAm Post, Pérez, quien salió de Venezuela producto de la persecución, se vio obligada a pedir ayuda económica a través de una campaña en Gofundme para conseguir el dinero que le permita sobrevivir en Estados Unidos, donde actualmente se encuentra.

«La madre de Óscar sobrevive en la clandestinidad sin ayuda de nadie. Ha pasado por muchas vicisitudes, asesinaron a dos de sus hijos y también a su hermano menor, estuvo en la cárcel, el régimen comunista le quitó sus propiedades y la de sus hijos asesinados. El único hijo vivo de la señora Aminta también debe sobrevivir en la clandestinidad. Por todo esto es que solicitamos su ayuda. Muchas gracias y que Dios le bendiga», dice la campaña donde se solicita ayuda.

Tras la brutal ejecución de su hijo y la persecución que sufrió a manos del régimen, Aminta Pérez decidió exiliarse en Estados Unidos, donde pidió asilo político. Sin embargo, el Gobierno de este país aún no se lo habría otorgado.

«Ella necesita de nosotros y de su aporte económico ya que todavía no tiene el asilo Político, ni permiso de trabajo. La madre de Óscar sobrevive en la clandestinidad sin ayuda de nadie», se señala en la campaña de recaudación de fondos.

Como si lo que ha tenido que enfrentar no fuera suficiente, el pasado mes de marzo la madre de Óscar Pérez casi pierde la vida tras sufrir un infarto: “Es realmente sorprendente que ella aún este con vida”, dijo Thomas Wright, un abogado de Nueva York, amigo de Pérez. “Es un milagro. Es su voluntad lo que le permite sobrevivir”.

Aminta Pérez le comentó al diario estadounidense El Nuevo Herald que para llegar a Estados Unidos pasó por duros momentos, pues estuvo en un centro de reclusión durante tres meses y ha estado al borde de la indigencia.

Lea el trabajo completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *