Indignación en Venezuela después que tribunal decretara arresto domiciliario para ex-policía y ex-fiscal implicados en extorsión

Al parecer las conclusiones a las que llegó la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, plasmadas en su informe con respecto a la situación en cuanto a la sistemática violación de los derechos fundamentales y la perdida de la institucionalidad, son cada día más acentuadas en Venezuela.

Cada vez son más los casos donde los ciudadanos se encuentran desprotegidos ante la arremetida de la delincuencia organizada y de la corrupción. Tal es el caso más reciente de complacencia y “conchupancia” de un tribunal de control en la provincia de Anzoátegui, cuando su titular, abogada Liliana Gómez Salazar, “entre gallos y medianoche”, ante la imputación de la fiscalía por varios delitos, entre estos legitimación de capitales, asociación para delinquir, estafa, tráfico de drogas, concierto de funcionarios y otros más, contra los ciudadanos Juan Rico, ex-jefe de investigaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y Karina López, ex-fiscal del Ministerio Público, decidiera dictar una medida de arresto domiciliario por “extorsión agravada, obviando todas las demás imputaciones, con la intención de favorecer a la pareja y echar por tierra el arduo trabajo de investigación realizado por los organismos de seguridad y los fiscales del Ministerio Público.

Llamó mucho la atención la decisión de la Jueza Gómez Salazar, puesto que la pareja al momento de ser detenida, vociferaba que ellos saldrían en libertad más pronto que tarde, pues para eso “contaban con billete del bueno”, y “de los verdes”….

Entretanto ciudadanos conceden la palabra y exigen al Fiscal General de Venezuela, Dr. Tarek Willian Saab, girar instrucciones para que hechos como estos no prosperen y sobre todo no se repitan, pues dejan muy mal parada a la institucionalidad de Venezuela y según expresan, saben de la disposición del Fiscal General y del presidente Nicolás Maduro en demostrar que esto no es cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *