La historia del «jeque» que embaucó a muchos venezolanos en Caracas hace más de dos décadas

En el segundo período de gobierno del ex-presidente Carlos Andrés Pérez, hace más de dos décadas, llegó a Venezuela un famoso jeque, al parecer invitado por el hijo de un banquero a quien le habían intervenido su banco, quien según cuenta la historia lo trasladó en su propio avión.

El “jeque” llegó con una gran comitiva y se hospedó en el Hotel Intercontinental Tamanaco de Caracas, con un harem de unas 25 chicas, todas esculturales.

Con su viaje a Venezuela, diversos industriales y comerciantes venezolanos esperaban hacer negocios con él.

Fue así como un minero de la población de El Callao en el estado Bolívar le llevó una botella llena de cochanos o pepitas de oro, para que constatara la calidad del oro que contenía su mina.

Durante los días que permaneció el “jeque” en el hotel de Caracas recibió la visita de la crema y nata de industriales, comerciantes y hombres de negocios de Venezuela. Por el recinto también desfilaron empresarios de la construcción que no habían conseguido créditos en los bancos para terminar edificios.

Lo cierto del asunto fue que el famoso «jeque», se trató sólo de un embaucador que terminó engatusando a más de uno, ofreciéndoles villas y castillos, para después irse calladito y sin decir nada, llevándose los finos y valiosos regalos que muchos aduladores, quienes habían confiado en su supuesta condición de jeque multimillonario, le habían dado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *