Héctor Dáger Gaspard, un abogado venezolano, era “El Virrey” de Odebrecht en Venezuela

El brasileño Euzenando Azevedo señaló al venezolano Héctor Dáger Gaspard como un lobista, una suerte de gestor que agilizaba los desembolsos que la burocracia chavista represaba en Caracas, para obras como la Planta Hidroeléctrica Manuel Piar de Tocoma.

“Él consiguió que Edelca (la empresa pública de Electrificación del Caroní) nos pagase directamente en una semana o semana y poco”. Eso explicó, sentado en el banquillo de los acusados, frente a dos fiscales que tomaron su testimonio en los tribunales de la ciudad de Aracaju –al extremo oriental de Brasil– donde le correspondió declarar ante un sistema judicial en contingencia, que en diciembre de 2016 repartió en simultaneo por todos sus circuitos penales a los 78 “delatores premiados”, que aceptaron contarlo todo a cambio de beneficios procesales.

Héctor Dager, primo de un ejecutivo de la aerolínea venezolana Avior Airlines, pasea libremente por Venezuela, USA, Panamá y España, sin rendir cuentas a la justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *