Asamblea Nacional de Venezuela exige destitución de director de inteligencia Iván Hernández Dala, a quien acusan de avalar torturas

Golpes en la cabeza, descargas eléctricas, palazos y abusos sexuales son algunas de las torturas que reciben los civiles y militares presos en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), denunció Franco Casella, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, en una sesión parlamentaria el martes 26 de marzo pasado.

Durante el debate, el diputado aseguró que los funcionarios encargados de cometer estos tratos, considerados como crueles e inhumanos, utilizan sobrenombres para eludir las responsabilidades que deban asumir ante la justicia en el futuro.

Según información del medio venezolano El Pitazo, el Parlamento aprobó un acuerdo en el que señalaron  que exigirían la destitución del director de la Dgcim, Iván Dala Hernández, y de 11 funcionarios por ser los “coautores y perpetradores de torturas”.

Casella añadió que a los privados de libertad también les cortan las plantas de los pies y los obligan a hacer sus necesidades básicas dentro de los calabozos que comparten con varios reclusos, lo cual viola la Convención contra la Tortura, hechos que también denunciarán ante las Naciones Unidas.

Aunque no fue considerado en el acuerdo, el diputado Casella sugirió al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, evaluar ascensos y reconocer los años de servicio a quienes se han apegado a la Constitución y salieron del país, así como a los que permanecen tras las rejas por motivos políticos.

Los parlamentarios recopilarán relatos, evidencias y material audiovisual sobre las torturas que llevarán a la Corte Penal Internacional, con el propósito de que sean considerados en la denuncia en contra de Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad, que fue realizada por siete países en 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *